Mi Dulce Refugio

Barrio de las afueras de Pontevedra muy pobre y olvidado. Pero no por Dios y los hermanos que trabajan con mucho esfuerzo aquí.

Esta escuela dominical funciona en el Hogar Miguel cada semana, asistiendo con un servicio dinámico y completo, a muchísimos niños.